El portavoz de los obispos lamenta que no se ha "escuchado su parecer" sobre la Ley de eutanasia

Archivo - El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello. - JESÚS HELLÍN - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, ha lamentado que durante este primer año de pandemia el Gobierno no se ha "escuchado su parecer" sobre algo "tan serio" como la regulación de la eutanasia.

"En este tiempo de pandemia se han tomado medidas que han tenido que ver con la libertad de culto, por las necesarias restricciones sanitarias y otras más graves: propuestas legislativas que, según las reglas del juego de la Comisión que establece la ley libertad religiosa a la hora de los diálogos consultivos sobre estos asuntos, a la hora de decir vamos a regular algo tan serio como es la eutanasia o la ley de educación o las restricciones al culto, que al menos se hubiera convocado a esta comisión mixta, haber escuchado el parecer, uno lo ve con un poco de preocupación", ha subrayado Argüello.

Así lo ha indicado este miércoles durante un debate, moderado por la catedrática de la Universidad Internacional de Cataluña, Montserrat Gas Aixendri, y organizado por Omnes, el proyecto multiplataforma de información sobre la Iglesia y la sociedad que hereda el legado de la revista Palabra.

El expresidente de la Federación de Comunidades Judías de España Isaac Querub ha indicado que los judíos esperan del Estado "que permita y facilite la libertad del individuo y el ejercicio de sus convicciones" y que "favorezca proactivamente el ejercicio de la religión". En todo caso, considera que en España hay un marco "positivo, adecuado" para que los creyentes ejerzan su libertad religiosa, aunque cree que puede haber mejoras.

Preguntados por la carta que el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, remitió a las ejecutivas provinciales del PSOE en calidad de secretario de Laicidad, el portavoz de los obispos se ha mostrado "sorprendido" porque parece que "propone una religión de sustitución, una religión civil".

"La preocupación se agranda cuando esta religión civil ofrece unos frutos, porque se remonta al aborto, al divorcio, al matrimonio igualitario, la ley de eutanasia, la ley de educación, y lo pone en relación con la laicidad. Es legítimo que un partido tenga su programa, lo que es preocupante es que eso se vincule a la laicidad y se le dé contenido de religión civil", ha advertido.

Para Isaac Querub, la carta de Rodríguez Uribes es "un poco forzada, intentando justificar un cambio de marcha" que en su opinión "puede ser una marcha atrás". Querub prefiere quedarse con la "actitud de apertura" de la vicepresidenta primera Carmen Calvo.

En cuanto a las restricciones al culto en los peores momentos de la pandemia, Querub considera que las medidas se adoptaron "de buena fe". Por su parte, el obispo Luis Argüello ha indicado que entienden "perfectamente que hay que hacer restricciones de aforo, porque hay que hacer posible que la pandemia no se extienda" pero defiende que debe conservarse "al menos una expresión mínima" para que la celebración del domingo siempre se pueda realizar.

Los ponentes también han abordado el peligro de los fanatismos. "Vemos mucha intransigencia, a veces intolerancia, cuando no fanatismo contra las religiones", ha lamentando Querub, refiriéndose a la "persecución" que sufren las diferentes religiones en el mundo.

En el encuentro también estaba prevista la participación del secretario de la Comisión Islámica de España, Mohamed Ajana, pero ha excusado su asistencia, después de que este miércoles se haya conocido la noticia de la detención del presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Aiman Adlbi, en el marco de una operación antiterrorista, y su posterior puesta en libertad.