Unidas Podemos y PSOE defenderán acabar con el voto rogado y Echenique insta al resto de partidos a apoyar la propuesta

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, acompañada del portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, interviene en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados. - POOL. BERNARDO DÍAZ/EL MUNDO - ARCHIVO

Quieren acabar con esta "vergüenza democrática"

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unidas Podemos y PSOE han registrado en el Congreso la proposición de ley para acabar con el voto rogado, que desde 2011 se exige a los españoles residentes en el extranjero, e instarán al resto de partidos a que se sumen a la propuesta para acabar con esta "vergüenza democrática".

El portavoz de la formación morada, Pablo Echenique, ha comparecido en la Cámara y ha explicado que esta reforma de la ley electoral, que su formación ha presentado en su primer cupo del nuevo periodo de sesiones, busca terminar con la limitación del derecho a sufragio que padecen en la actualidad los españoles emigrados.

Echenique ha desgranado que los datos confirman el impacto negativo del voto rogado, pues antes de su aplicación el voto exterior alcanzaba el 30% y ahora se sitúa en niveles inferiores al 10%.

De hecho, el texto de la iniciativa detalla que la combinación del voto rogado y de los plazos previstos en la normativa electoral se ha
traducido en una "reducción muy significativa" en los niveles de participación de los electores residentes en el extranjero. En el caso de las elecciones generales celebradas en 2011, 2015, 2016 y 2019, menos del 10 por ciento de los electores solicitaron o rogaron el voto.

"Es una vergüenza democrática que se limiten así los derechos de los españoles en el exterior", ha explicado el parlamentario de Unidas Podemos para enfatizar que el voto rogado se aplicó en un "época muy difícil", cuando a partir de 2011 muchos jóvenes optaron por salir del país.

Para corregir esta situación, Unidas Podemos y PSOE plasmaron en el acuerdo de gobierno derogar el voto rogado y eliminar las trabas administrativas "inaceptables" que se establecieron en la ley electoral para los "compatriotas migrantes", de cara a poder garantizar un ejercicio "mucho más digno" a este colectivo.

La propuesta legislativa también comprende otros elementos, como la ampliación de los plazos de recuento de las papeletas en el exterior, pues ahora "se pierden muchos votos por llegar tarde" al plazo marcado, al no poder contabilizarse a tiempo.

DEFENDER LA DEMOCRACIA

En esta línea, se apuesta por facilitar la descarga electrónica de la papeleta e informatizar parte de los trámites, como el censo exterior, para que sea "más fácil" el voto exterior.

De este modo, Echenique ha celebrado el acuerdo con el PSOE para impulsar esta proposición de ley y espera que sea aprobado en el Congreso, al ser una medida que va "más allá" de las diferentes posiciones políticas de los grupos. "Esto va de democracia y limitar el voto de los compatriotas en el exterior es todo lo contrario", ha zanjado.

Por su parte, la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha explicado en un comunicado que registran esta proposición de ley "con el ánimo y el objetivo de mejorar la calidad de la democracia y hacer posible que las personas que residen en el extranjero puedan ejercer su derecho a voto con mayor facilidad". Para ello, es necesario la modificación de los artículos 75, 103 y 107 de la ley electoral.

Según explicaron ayer fuentes de la formación morada, Unidas Podemos calcula que la tramitación de esta iniciativa se pueda debatir, previsiblemente, la última semana de febrero.

MÁS PLAZO PARA EL ESCRUTINIO

El texto plantea que la descarga telemática de la papeleta permitirá adelantar los plazos de envío de la documentación electoral, facilitando así su recepción en plazo. También pauta ampliar de tres a siete días de los plazos para el depósito del voto en urna y mantiene la posibilidad de enviar el voto por correo postal a la Oficina Consular correspondiente en caso de que el elector no pueda acudir a votar en la dependencia habilitada.

Además, se amplía el plazo para la apertura de los votos emitidos desde el extranjero de tres a cinco días, retrasando en el mismo intervalo el plazo del escrutinio general, algo "imprescindible" si se quiere que "el esfuerzo de participación democrática de los conciudadanos en el extranjero sea tomado en consideración".

Para leer más