La Policía Nacional desmantela dos "narcopisos" en las pedanías murcianas de El Palmar y San José de la Vega

La Policía Nacional ha detenido a cinco individuos relacionados con la organización que gestionaba estos "supermercados de la droga"

MURCIA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desmantelado dos "narcopisos" en las pedanías murcianas de El Palmar y San José de la Vega y ha detenido a cinco individuos relacionados con la organización que gestionaba estos "supermercados de la droga", según informaron fuentes del citado Cuerpo en un comunicado.

En concreto, los detenidos son todos varones de nacionalidad española con edades comprendidas entre los 22 años y los 58, y han sido arrestados como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas.

Gracias a numerosas vigilancias, los agentes investigadores pudieron determinar que en ambas pedanías existían un número elevado de personas que entraban y salían continuamente de dos viviendas, lo que en el argot se conoce como 'Narcopisos'.

Con los mandamientos de entrada y registro entregado por la Autoridad Judicial, los policías realizaron el registro de las viviendas, en las que encontraron varias dosis de distintas sustancias estupefacientes como heroína y cocaína, además de cogollos de marihuana y 150 plantas de marihuana.

Los policías procedieron a la intervención de todos los efectos que se encontraban en el interior relacionados con el ilícito penal, como pantallas halógenas, transformadores, aparatos de aire acondicionado, ventiladores, etc.

La investigación desarrollada durante dos meses, con numerosas vigilancias sobre las zonas, permitió acreditar la participación de varias personas en actividades de venta de drogas a consumidores, habiéndose interceptado a varios de ellos con dosis recién adquiridas en los inmuebles vigilados.

Los cinco detenidos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial por delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

CARACTERÍSTICAS DE LOS 'NARCOPISOS'

En concreto, los 'narcopisos' son domicilios ocupados por traficantes para vender y consumir todo tipo de sustancia estupefaciente.

Estos domicilios han sido fortificados con el único y exclusivo fin de impedir las acciones policiales tendentes a la desarticulación de estos puntos de venta. Concretamente, las puertas son de hierro y colocan barras de hierro que hacen de traviesas y se encuentran adosadas a los tabiques. También existen en las puertas una pequeñas aberturas, lugar por donde se producen las transacciones de estupefacientes.

Asimismo, las ventanas cuentan con rejas propias de la construcción en origen que dan a la calle con verdaderos entramados interiores de hierro que impiden el acceso desde las ventanas en el supuesto de lograr arrancar las rejas originales.

Más información