Las mejores bodegas de España para hacer enoturismo y disfrutar de un buen vino

Varias personas comparten mesa y vino en las bodegas de Muga - BODEGAS MUGA

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Llega el otoño y es tiempo de vendimia, la gran fiesta del vino, donde las bodegas españolas abren sus puertas al visitante en el fragor del trabajo para ofrecer diferentes y variadas actividades de enoturismo para seducirles. Así, este año proponen disfrutar del inicio del otoño con una ruta en bicicleta o un picnic entre sus viñedos rojizos, un 'escape room', degustar un vino contemplando una obra de arte o dejarse sorprender por las increíbles arquitecturas de sus bodegas. Aquí os dejamos algunas recomendaciones para recorrer España de bodega en bodega.

En la 'milla de oro' de Ribera de Duero, Finca Villacreces apuesta por disfrutar en estos días de un picnic entre sus viñedos, después de recorrer en bicicleta eléctrica el sendero que discurre entre sus vides, el bosque y el río Duero. Tras el paseo toca extender la manta sobre la hierba y abrir la cesta de picnic y disfrutar de la opción elegida, entre productos de KM. 0, su cesta vegana o la de 'cheese lovers', todas acompañadas de copas para completar la experiencia bebiéndose un Pruno.

¿Y maridar vino con chocolate? Es una de las acciones que proponen en Cepa 21, donde hacen una cata de chocolate con sello de estrella Michelin en su bodega, que se convierte en una de las primeras en traer esta tendencia enoturística a la Ribera del Duero. Así, los amantes del chocolate podrán disfrutar de la gama de bombones de Casa Cacao, diseñada por el chef Jordi Roca, junto a los vinos de Hito, Hito Rosado y Cepa 21. La actividad se completa con una visita a los viñedos y a las instalaciones para conocer en profundidad los procesos de elaboración.

Bodegas Montecillo, la tercera bodega más antigua de Rioja y que está de celebración al cumplir 150 años, sorprende a su visitante con un 'escape room' desarrollado entre Fuenmayor y Navarrete, que busca dar a conocer al visitante la interesante historia de su bodega. Los participantes recorrerán los emblemáticos recintos de Montecillo y deberán resolver los retos para lograr su objetivo: abrir el codiciado cofre de la familia Navajas. Y una vez resuelto el enigma, o no, es el momento de disfrutar de un aperitivo y la cata de dos de sus vinos en su 'wine bar' o en el jardín de la bodega. Además, es una buena oportunidad para probar su Montecillo 150 aniversario - Edición limitada 2018,un vino de autor con un perfil moderno, afrutado y fresco.

Todavía en La Rioja, en Haro (La Rioja) otra parada puede ser Bodegas Muga, que en estos días de trabajo en el campo propone disfrutar estas fechas desde las alturas y ofrecen ver la vendimia desde un globo, donde vivir una experiencia única sobrevolando los viñedos riojanos y tras el vuelo degustar un almuerzo tradicional de la zona. También se puede disfrutar de la naturaleza de forma sostenible y moderna, recorriendo sus viñas con un 'segway' y realizar un picnic en uno de sus viñedos más especiales.

Por su parte, la Ruta del Vino de Rueda, que recorre las provincias de Segovia, Ávila y Valladolid, impulsa durante estas semanas de vendimia la calidad de sus vinos y las numerosas actividades que ofrecen las 30 bodegas que la componen.

En Rueda, Ramón Bilbao organiza sus ya tradicionales Noches de Vendimia que, en esta su tercera edición, ofrecen al visitante la posibilidad de vendimiar algunos racimos de forma manual, pisar en cubos como se hacía tradicionalmente y catar mostos en fermentación, además de disfrutar de un menú degustación maridado con sus vinos para culminar la jornada.

Por su parte, Yllera, que esconde en su subsuelo un kilómetro de galerías de estilo mudéjar que datan de finales del siglo XIV-principios del XV y que ha sido bautizado como 'El Hilo de Ariadna', ha creado 'Entre Uvas y Estrellas', una actividad nocturna que tendrá lugar entre su 'laberinto' subterráneo y el viñedo y culminará con una cena maridaje en el restaurante de la bodega.

Mientras que Bodegas Habla, ubicada cerca de Trujillo (Cáceres), prepara sus instalaciones para recibir a unos visitantes deseosos de conocer la elaboración de sus vinos con su visita 'Habla 360º'. Primero, visitando su viñedo donde explicarán en qué consiste la viticultura ecológica para pasar al corazón de la bodega, en la que recorrer sus salas de elaboración y de barricas, y por la 'Hablateca', su museo que alberga la colección de todos los vinos numerados desde su inicio, para acabar con una cata armonizada donde degustar cuatro vinos maridados con un aperitivo a base de productos 100% extremeños.

Por su parte, en tierras gallegas y con la inmensidad del Atlántico como principal protagonista, Mar de Frades (Arosa) ofrece para esta época varias opciones para disfrutar de sus viñedos y vinos que cuentan con personalidad propia, aromas cítricos y notas florales. La bodega gallega apuesta por una visita al viñedo Finca Valiñas con una cata comentada de sus uvas albariñas in situ para conocer después el proceso de recepción de uva, toma de muestra y selección de racimos en directo, visitar la bodega y culminar con una cata de sus tres albariños acompañados de un pequeño pincho.

Otra opción es pasear por viñedos situados a 1.000 metros de altura, una posibilidad que ofrece la Bodega Finca Río Negro, que está ubicada en Cogolludo (Guadalajara) que en septiembre y octubre celebra la vendimia con una experiencia completa donde los amantes del vino participarán en la selección, recogida de uva a mano y en su pisado siguiendo la técnica tradicional, conocerán la bodega, que se integra en el paisaje de la arquitectura negra de la zona, pasear por las viñas y disfrutar de una cata acompañado de un aperitivo y probar el mosto.

MARIDANDO ARTE Y ARQUITECTURA CON VINOS

Y para los 'wine lover' apasionados del arte, nada mejor que maridar ambas pasiones en su visita a dos bodegas. Disfrutar de una manzanilla, un palo cortado o un oloroso en Jerez de la Frontera mientras se contempla un Goya es posible en Bodegas Tradición, que cuenta con una cuidada colección de pintura española de los siglos XIV a XIX. La bodega jerezana muestra a sus visitantes cómo es el proceso de crianza y envejecimiento de sus vinos y soleras, además de su colección de arte.

Pero si eres más del arte moderno, no dudes en acercarte a Bodega Otazu, que ofrece una experiencia artística y enológica a través de un recorrido donde el arte contemporáneo con obras de Manolo Valdés, Antoni Tàpies o Ai Weiwei, entre otros, se conjuga con la cultura enológica, la naturaleza y el patrimonio histórico. En los meses de septiembre y octubre invitan a sus visitantes a hacer su propia vendimia guiados por las explicaciones de su equipo de expertos y convertirse en enólogo por un día, así como vivir la tradición vinícola de las tierras de Otazu, que se remonta al siglo XII.

Pero nada mejor que disfrutar de septiembre y alargar un poco el verano, recorriendo España y dejándose sorprender por la arquitectura de bodegas con sello de reconocidos arquitectos. En La Rioja, además de degustar sus vinos, merece una parada o al menos ser contemplada en su exterior Marqués de Riscal en Elciego, cuya bodega es obra Frank Gehry, arquitecto del Guggenheim de Bilbao, que destaca desde la lejanía por sus cascadas de titanio en tonalidades rojizas que recuerdan al vino tinto. Y si puedes, disfruta de la comida de su restaurante gastronómico, que cuenta con el asesoramiento del chef riojano, Francis Paniego, y una estrella Michelin.

Muy cerca, en Laguardia se encuentra Ysios, cuya estructura es obra del prestigioso arquitecto español Santiago Calatrava. Una bodega que se integra completamente en el paisaje de la Sierra de Cantabria, gracias a la volumetría de su tejado. Una visita en la que conocer sus viñedos, conocer sus instalaciones y degustar alguno de sus vinos en su terraza con impresionantes vistas.

Y en Ribera de Duero toca sorprenderse con la obra de Norman Foster en Portia en la localidad burgalesa de Gumiel de Izán con forma de estrella de tres puntas, donde cada brazo corresponde a las zonas de elaboración, fermentación y crianza, en la que el acero, la madera, el hormigón y el vidrio se fusionan con el paisaje. En octubre, además, ofrecen diversas opciones de enoturismo, con desde 'el racimo a la copa', conociendo de primera mano el proceso de elaboración del vino desde el propio viñedo a catar varios vinos, a las 'tardes de vendimia', donde maridar sus vinos con unas tapas elaboradas con productos de temporada.

Por su parte, Bodegas Vallegarcía, ubicada en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real) celebra la vendimia con visitas guiadas mediante cita previa a través de las cuales el 'wine lover' podrá conocer el proceso de elaboración del vino, desde el propio viñedo hasta la cata, recorriendo las etapas intermedias de producción como los depósitos de acero, las barricas y los botelleros para finalizar degustando sus Petit Hipperia, Hipperia, Vallegarcía Syrah y Vallegarcía Viognier, acompañado por aperitivos a base de productos ibéricos, quesos manchegos y chocolate.


Subir