ATIM atribuye el asesinato de Mazarrón y el ataque de Cartagena "al odio que brota de forma racista"

MURCIA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de trabajadores inmigrantes marroquíes (ATIM) ha atribuido al "odio que brota de forma racista" los sucesos ocurridos en los municipios de Mazarrón y Cartagena, en los que un ciudadano fue asesinado por "moro" y una mujer fue atacada con arma blanca por "inmigrante".

En este sentido, ATIM ha querido expresar su "profunda condena y repulsa" ante los ataques y el "incremento de la violencia hacia las personas migrantes que se está produciendo en los últimos días en distintos puntos de Murcia, a la vista de los hechos acontecidos el pasado domingo y este miércoles".

"Unos sucesos que, en menos de una semana, ya se han saldado con la vida de un joven de 37 años llamado Younes Bilal en Mazarrón y la agresión con arma blanca a una mujer en la región de Cartagena", tal y como señala ATIM.

Se trata, añade, de un crimen y una agresión racista "que es consecuencia directa de la propagación de los discursos de odio hacia las personas migrantes, concretamente hacia personas de origen marroquí y confesión musulmana". Así, apuesta por "detener estos discursos porque están teniendo consecuencias fatales".

En el caso de Younes Bilal, quien llevaba residiendo en Mazarrón desde hacía más de 20 años, destaca que "fue asesinado a tiros a manos de un exmilitar de 52 años". El autor del crimen había manifestado: "No quiero moros en el local".

"No fue una discusión lo que terminó con la vida del joven marroquí; tampoco fue un caso aislado; fue consecuencia del caldo de cultivo de odio que se ha gestado los últimos años con el auge de los discursos extremistas de racismo, xenofobia, islamofobia y discriminación", ha aseverado.

Se trata, añade, de "unos discursos que pretenden dinamitar la convivencia con un claro interés y que tienen su repercusión en la percepción hacia las personas migradas".

A ATIM le "llama la atención" y le indigna que este crimen "no haya aparecido en portadas o recibido el tratamiento que merece por su gravedad". Se trata, añade, "de un asesinato hacia una persona con motivo de su origen".

Llegados a este punto, cree que cabe preguntar si "acaso no es este un claro ejemplo de acto terrorista". Se trata, añade, de "un crimen que se producía a base de disparos, pero que ha sido fomentado por factores políticos y mediáticos, y exige una condena social unánime. Y, sin embargo, todavía no ha sido condenado por los partidos de la extrema derecha de la región".

"Estos discursos de incitación a la violencia están dejando a las personas migrantes en una posición de mayor vulnerabilidad al convertirse en el objeto de odio de aquellas personas a quienes estos mensajes terminan calando, hasta el punto de que derechos fundamentales como la vida o la integridad física están viéndose vulnerados con terribles consecuencias", ha manifestado la Asociación.

"Lo vimos también con el suceso ocurrido ayer en Cartagena, a plena luz del día", cuando una mujer acuchilló a otra al grito de "los inmigrantes nos quitan la comida", ha aseverado.

ATIM tiene claro que estos hechos "no son casuales ni tampoco aislados". Por eso, exige que las autoridades "emprendan acciones de forma urgente encaminadas a detener esta oleada de ataques, trabajando en la prevención del odio y apostando por aplicar medidas que fomenten la convivencia, el respeto y la tolerancia".

ATIM entiende que "si bien todo asesinato constituye un acto vil y despreciable éste lo es más si cabe por cuanto su motivación es el odio que, en este caso, brota en forma racista y xenófoba". Por eso, ha denunciado "enérgicamente" este "acto deplorable que dejó sin vida a Younes".

Se trata, añade, del "último episodio de brutalidad contra los marroquíes avivado por las mentiras de la ultraderecha y potenciada, desde el inicio de la crisis diplomática entre España y Marruecos, por una campaña de diabolización marroquí por parte los principales medios de comunicación, amplificado a través de las redes sociales".

La Asociación denuncia una vez más "la burda instrumentalización y manipulación del hecho migratorio que vuelve a protagonizar la extrema derecha, relacionando el ingreso mínimo vital con un supuesto efecto llamada, a pesar de que todos los datos demuestran lo contrario".

A su juicio, "esa premeditada y conocida reincidencia a la hora de tratar de impulsar una oleada de 'maurofobia' demuestra que tras el telón de fondo del racismo y xenofobia estos grupos, se amparan en la mentira para sacar rédito político aún a costa de perjudicar la salud social y la pacífica convivencia".

"A estos grupos carentes de arrojo moral, les falta talento suficientes para plantear alternativas y hacer aportaciones constructivas para estimular una rica y justa convivencia que beneficia a la sociedad en su conjunto", tal y como advierte la Asociación en un comunicado.

APUESTA POR UNA CONVIVENCIA "PACÍFICA"

ATIM afirma que sabe distinguir "entre los que quieren cultivar cizaña y odio, y la inmensa mayoría de la sociedad española que prefiere una convivencia basada en el respeto y la consideración mutuas". Por eso, destaca que no va a caer "en la trampa del odio que nos tienden estos grupos abyectos".

ATIM ha asegurado que seguirá apostando por una "convivencia pacífica" e instando a los colectivos de inmigrantes, y particularmente a los marroquíes, que representan una destacada mayoría, a "sumarse a los esfuerzos de construcción del país que nos ha acogido, con el que nos sentimos identificados y valoramos como propio".

ATIM ha denunciado este hecho como un "intento más de romper la convivencia y la armonía de la sociedad murciana en particular y la española en general". Así mismo, exige a las fuerzas políticas y medios de comunicación "que cesen en el uso de argumentos de odio a la inmigración, contrarios a la diversidad étnica, racial y religiosa".

"Estos discursos justifican y animan los posicionamientos viscerales de quienes cultivan un sustrato emocional excluyente que, fuera de cualquier atisbo de racionalidad, legitima actos violentos, como el perpetrado este domingo en Puerto de Mazarrón", ha remarcado.

"Nos gustaría terminar este comunicado pidiendo a la ciudadanía murciana que mantenga la calma y deje que sea la justicia quien castigue con contundencia al asesino de Younes", ha concluido.