Gonzalo Caballero: "Tenemos que renovarnos para recoger el viento a favor del PSOE en España"

EUROPA PRESS

   Destaca sus 22 años de carné y carga contra Villoslada: "No me convence que el PSdeG pueda estar liderado por subdirectores del gobierno Fraga"

   Cree que el partido no logra "arrinconar a Feijóo" en la Cámara y se ve más capacitado que sus rivales para ser "respetado y no cuestionado"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

    "Tenemos que hacer un ejercicio de renovación que permita recoger el viento a favor del PSOE que sopla en el conjunto de España". Es lo que defiende Gonzalo Caballero (Ponteareas -Pontevedra-, 1975), desde el convencimiento de que, si el PSdeG decide "renovar" sus referentes y "regenerar" su proyecto en las primarias de octubre, estará "en las mejores condiciones para recuperar el liderazgo de la izquierda" y, con ello, de lograr "un cambio político" en esta comunidad.

PUBLICIDAD

   Son algunas de las opiniones del considerado durante años líder del sector crítico del PSOE en Vigo, quien, en una entrevista concedida a Europa Press, echa la vista atrás para reflexionar sobre lo ocurrido en su partido desde la pérdida de la Xunta en 2009 y perfila los pasos a dar para volver a San Caetano.

    "El aparato y los altos cargos consideraron entonces que con un ejército de concentración del poder público podríamos recuperar nuestra posición", evoca sobre los hechos que se precipitaron tras la marcha de Emilio Pérez Touriño y que derivaron en el auge de Pachi Vázquez. Se cuenta a sí mismo entre quienes advirtieron de que era una estrategia "errada", hasta el punto de que ya en aquel momento trató de competir por las riendas del partido, pero no logró reunir los avales necesarios.

   Ahora, "tres mayorías absolutas" consecutivas del PPdeG ratifican --a su entender-- que es necesario "abrir un nuevo ciclo político", motivo por el cual apela a la militancia para que apoye el cambio de rumbo del partido que él preconiza en las primarias. "Hay que dar ese cambio, que nos permita tener referentes que sean escuchados y generen ilusión en la ciudadanía", proclama.

PUBLICIDAD

   Con la experiencia acumulada de esos años, en los que también trató, sin éxito, de liderar el partido en la ciudad en la que reside y de ser el cabeza de cartel de los socialistas a la Xunta, cree que la cita de octubre constituye "una oportunidad" para dar un giro de timón. "Tenemos que construir un nuevo PSdeG en sintonía con la etapa que abre la elección de Pedro Sánchez, pero en Galicia y protagonizado por la militancia de base", enfatiza.

PUBLICIDAD

   Sólo así, prosigue, podrá su organización "recuperar el liderazgo social" que le lleve a reconquistar la Xunta. Máxime, cuando no ha logrado "arrinconar" al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la Cámara; un órgano en el que tienen asiento sus dos rivales en las primarias: Xoaquín Fernández Leiceaga y Juan Díaz Villoslada.

   11.000 ACTIVISTAS

    Si bien ha tenido palabras de reconocimiento para los diputados socialistas, que "trabajan de forma intensa", y para elogiar la labor de su portavoz, Gonzalo Caballero incide en que no se ha conseguido "retirar el apoyo mayoritario a la derecha".

   Y, con la convicción de que "no habrá alternancia" en la Xunta si los socialistas no lideran la alternativa al PP, este doctor en Economía llama a convertir los más de 11.000 militantes del PSdeG en sus "principales activistas". "Tenemos que apostar por el partido como mecanismo de pedagogía y de difusión de nuestras ideas", recalca.

   Dicho esto, relega el análisis de las relaciones con el resto de la izquierda hasta que se defina el proyecto propio y toque afrontar unos comicios. Sobre todo, abunda, vistos los "evidentes problemas de gestión y de conciliación de su discurso con su praxis política" de las fuerzas emergentes y de ese viento a favor de su partido que detecta.

   Así es que resta importancia a que el PSdeG haya perdido su condición de segunda fuerza, pues "está en condiciones de relanzarse" y tiene en la etapa de Emilio Pérez Touriño (que se alzó secretario xeral en 1998 y llegó a presidente en 2005) una guía de "cómo recuperar esa posición".

   VISIÓN DE SUS OPONENTES

    Tras estas apreciaciones sobre el camino que, desde su punto de vista, debe seguir el PSdeG para mejorar sus resultados, Gonzalo Caballero analiza también a quienes, previsiblemente, se convertirán en sus rivales en las primarias.

   Mientras a Leiceaga, a quien conoce "más" por cuestiones tanto políticas como académicas, lo considera "un buen parlamentario y portavoz"; señala que con Juan Díaz Villoslada tiene menos relación, aunque ésta es "buena".

   Eso sí, le afea un dato de su currículo: haber ocupado un cargo en la Xunta durante la etapa de Manuel Fraga, la subdirección xeral de Administración Local. "No me convence que el PSdeG pueda estar liderado por subdirectores del gobierno de Fraga mientras los socialistas luchábamos contra sus mayorías absolutas", sostiene.

    "Creo que tenemos que tener en cuenta que estamos eligiendo al líder del socialismo gallego y que debemos buscar los perfiles que resulten más creíbles por su compromiso con el socialismo a lo largo de los años", juzga, pues lo contrario podría "generar confusión" y "desdibujar electoralmente" al partido.

   "VIEJAS PRÁCTICAS"

    Más allá de su opinión sobre la trayectoria de Villoslada, Caballero llama la atención sobre cómo "un error" en las redes sociales (un mensaje del coruñés se difundió desde la cuenta oficial del PSdeG) permitió descubrir "problemas" para gestionar las primarias por parte de "la presidencia de la gestora".

    "Creo que se equivocan quienes intentan propiciar una opción por encima de otras (...) y que a la militancia de base ese tipo de acciones no le gustan", advierte, para mencionar que el apoyo de la gestora federal a la andaluza Susana Díaz antes de las primarias se convirtió en "un rechazo" por parte de los afiliados.

    "Algunos deberían saber leer qué supone un nuevo tiempo, y no intentar anclarse en las viejas prácticas", profundiza, crítico con "operaciones en las que se intenta aparentar que todo va a cambiar, pero que están diseñadas para que todo siga siendo igual" y algunos puedan "seguir manejando la organización desde la sombra".

   Después de insistir en que "desde 2009" se ha podido comprobar en el PSdeG que esos "apaños" no funcionan, ha decidido mantener "la bandera" con la que lleva "años comprometido": "la renovación del partido, la apertura de la organización y el protagonismo de la militancia". "Yo sigo mi trayectoria", acentúa.

   "PEDIGRÍ" SOCIALISTA

    Quien se define como "un hombre de partido" mientras pone en valor sus más de 22 años de militancia, rechaza que ese dato se interprete como una exhibición de "pedigrí".

    "No creo en los pedigrís en los partidos, pero sí en el compromiso político y social de años", ensalza Gonzalo Caballero, desde la óptica de que "una larga trayectoria" de combate a la derecha "es algo positivo".

   Además, esgrime que su "conocimiento del partido y sus actores" le confiere "una mayor capacidad" para lograr que "el nuevo liderazgo del PSdeG sea respetado y no cuestionado". Prueba de ello, apunta, es cómo mantuvo su "acción política propia" frente a "baronías" como la que ejerce su tío, el alcalde de Vigo.

   Eso sí, también deja claro que, como "militante comprometido" que es, aceptará el papel que le otorguen sus compañeros "con total tranquilidad". "Si hay otros instrumentos más útiles, no hay problema", resuelve.

   "GANAS DE CAMBIO"

    Con todo, no oculta que sus perspectivas "son muy positivas" tras aseverar que ve a la militancia "con ganas de cambio"; y pospone las preguntas sobre la integración de sus oponentes en su ejecutiva. Sí compromete que la dirección liderada por él no atenderá "intereses de parte", sino que aunará "renovación, capacidad y experiencia".

   Y, sobre las opciones de sellar un pacto con otro de los aspirantes, sitúa en el centro de su preocupación "fortalecer el PSdeG", de modo que aboga por ver antes "cómo evoluciona" todo.