Damián Quintero: "La diferencia entre un oro y una plata es la cabeza"

Damián Quintero durante su kata en el Mundial de Madrid - OSCAR J. BARROSO / AFP7 - ARCHIVO

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El karateca español Damián Quintero tiene claro que "la diferencia" entre conseguir alzarse con la medalla oro u obtener la plata en la modalidad de kata es "la cabeza", motivo por el que, desde hace dos años, empezó a trabajar con su psicólogo que le está ayudando a "ver las cosas desde otra perspectiva".

"La fortaleza mental es muy importante porque dependes de resultados. Yo fallo, no consigo una medalla y estoy fuera, la diferencia entre un oro y una plata es la cabeza, que esté lo más fuerte posible para llegar a la gran cita", explicó Quintero a Europa Press.

Por este motivo, "hace dos años", decidió empezar a trabajar con un psicólogo, Pablo Ríos. "Me considero una persona mentalmente fuerte pero sí que es verdad que él me ayudaba mucho a ver las cosas con otra perspectiva, maneras de relajar o de incrementar tensión en las distintas competiciones", resaltó.

El número dos del ranking mundial se vio con "muchas posibilidades" de cara a Tokyo 2020, cita que consideró "la oportunidad" de su vida". "Tengo mucha ilusión,. El estar en unos JJOO, que no sabemos si serán los últimos. Me encuentro en la mejor forma, tanto mental como psicológicamente", apuntó.

Quintero consideró que "es el momento", pero todavía tiene que hacer lo más importante, clasificarse para los Juegos. "Queda un año todavía, mucho torneos para conseguir esos puntitos para el ranking olímpico. Estoy el número dos, hay bastante diferencia con el número tres, pero todavía no hay nada matemático así que hay que seguir en esta línea", avisó el diez veces campeón de Europa.

La vida como deportista olímpico ha convertido su trabajo diario en algo "completamente distinto". "De pasar a estar trabajando estudiando y a la vez compitiendo a solo entrenar y solo competir. Antes tenías un salario para mantener tu vida, porque el deporte no olímpico es bastante distinto al deporte olímpico", reflexionó.

"Cuando pegamos el salto a estar dentro del ciclo y los resultados se siguen manteniendo vienen las famosas becas ADO, que todo el mundo conoce, entran los sponsors privados, las instituciones apoyan mucho más y los medios de comunicación nos dais más visibilidad al ser potencial medalla por estar casi dentro de los juegos", añadió el karateca español, que habla de "cambio radical".

"Hace dos años empecé a trabajar con Pablo Ríos, mi psicólogo. Me considero mentalmente fuerte, pero él me ayudaba mucho a ver las cosas con otra perspectiva, maneras de relajar o de incrementar tensión en cuanto a distintas competiciones. La diferencia entre un oro y una plata es la cabeza, que esté lo más fuerte posible para llegar a la gran cita", afirmó.

Finalmente, lamentó no tener "respuesta" a la retirada de su deporte del programa olímpico de París 2024. "Es cierto que la decisión no está tomada al cien por cien porque la toma el COI en diciembre del año que viene", indicó.

"Dejadnos debutar y enseñarle al mundo lo que es el karate, lo que somos capaces de hacer, y si consideráis que es aburrido por distintos requisitos o por la responsabilidad a nivel mediático, a lo mejor lo entendemos, aunque no creo que vaya a ser el caso", advirtió.

Para Quintero, su deporte "es un espectáculo puro y duro" y admite el posible "miedo" de que pueda deslumbrar más en un país como Japón, su cuna. "Igual otros deportes ven entrar al kárate como una amenaza y no como un compañero de viaje en unos Juegos. Creo que hay espacio para todo el mundo, todos tienen su cuota de mercado y seguiremos peleando para que nos den una respuesta lógica", sentenció.