Investigado un guarda rural de caza por abatir a un águila imperial en un paraje natural de Sevilla

Ejemplar de águila imperial abatida - GUARDIA CIVIL

SEVILLA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil investiga a un guarda rural de caza, cuya misión es la de velar por las especies cinegéticas de los cotos en los que ejerce dicha profesión, por abatir, supuestamente, a un águila imperial ibérica en la provincia de Sevilla.

Los hechos ocurrieron el pasado día 27 de enero, cuando agentes de Medio
Ambiente con la colaboración del personal que integran el Plan de Conservación del Águila Imperial Ibérica (Aquila adalberti) perteneciente a la Agencia del Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, localizaron elcadáver de un ejemplar de esta especie, en un paraje natural entre las localidades de El Rubio y Marinaleda, según informa en un comunicado.

El especimen abatido es un ave en peligro de extinción, integrado en el programa de control de la especie, llevado a cabo por las autoridades medioambientales en Andalucía; a través de un dispositivo vía GPS, la actividad y movimientos de éste. De este modo, los técnicos del citado programa, que vigilaban el ejemplar abatido, detectaron el cese de toda actividad y la falta de signos vitales del ave en la zona de Osuna (Sevilla) "por lo que sospecharon que podría haber tenido algún accidente o percance".

Tras una intensa búsqueda y cotejar y rastrear los datos del localizador que el ejemplar de águila tenía integrado en su cuerpo, se pudo localizar el ave en un paraje natural cerca de Marinaleda. En una primera inspección ocular, en el lugar
de los hechos, se observó que el animal presentaba disparos por arma de caza, lo se pudo constatar en el informe de necropsia realizado posteriormente.

"Además, mostraba signos de una violencia extrema por parte del autor de los hechos, pues se observa tanto la rotura del pico, como el aplastamiento de diversas zonas del cuerpo del águila imperial, que fue trasladado al Centro de Análisis y
Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Málaga capital para su estudio, análisis y determinar los motivos exactos de su fallecimiento.

El águila imperial ibérica está catalogada como una especie en peligro de
extinción, por esto, el equipo de investigación de la Guardia Civil del Seprona, con el apoyo de agentes de la Guardia Civil de Morón de la Frontera, realizaron una exhaustiva investigación de los hechos que desencadenó con su posible autor.

Así, la Guardia Civil, tras realizar una minuciosa inspección junto a la Unidad Canina de la Agencia de Medio Ambiente en el interior del vehículo del guarda rural, encontró "vestigios y restos del águila abatida", por lo que la persona está siendo investigado como autor de un supuesto delito contra la flora y la fauna silvestre.

La persona investigada, además de la responsabilidad penal que pudiera
conllevar, se enfrenta a la posible pérdida de licencia de armas, habilitación
necesaria para ejercer la profesión que en la actualidad desempeña como guarda rural de caza.


Subir